Fuera del Teatro Real de Madrid iban llegando todas las personalidades de nuestro cine. La polémica estaba servida con el encuentro de la Ministra de Cultura Ángeles González-Sinde y el casi ex-presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia. Los abucheos retumbaban dentro del teatro y los que se acercaron hasta sus puertas lanzaron huevos en protesta de la Ley Sinde.

Fue una noche movidita, más cuando Álex de la Iglesia expresó sus opiniones hacia esta ley en un emocionante discurso a mitad de la gala. La sala estaba totalmente en silencio, expectante, atenta. Curiosamente, al finalizar el discurso del aún presidente de la Real Academia del Cine, los asistentes rompieron en aplausos y González-Sinde agachó la cabeza con un aplauso educado pero sutil.

Lo que nunca cambia gala tras gala es el repaso de los mejores vestidos de las actrices que sirven como referente para la temporada. Este año ha sido difícil elegir entre las mejores y peor vestidas:

  • Nawja Nimri: vestido de Dolce & Gabbana con un precioso bordado negro. A pesar de poseer un estilo vanguardista este año decidió irse por los clásicos y asistió así de elegante a la gala de los Goya 2011.
  • Nora Navas: la galardonada como “mejor actriz” de la noche se enfundó un vestido rojo asimétrico de Cortana.
  • Verónica Forqué: la veterana actriz también asistió de rojo pero mucho más suelta con un vestido de raso de Lorenzo Caprile.
  • Aitana Sánchez Gijón: la sorpresa de la noche, seleccionada en la mayoría de las revistas más prestigiosas como la más elegante con este original vestido de Carolina Herrera.
  • Leonor Watlig: lució embarazo con un diseño original de Miriam Ocáriz.
  • Natasha Yarovenko: la nueva actriz revelación co-protagonista de Habitación en Roma eligió un vestido de palabra de honor de Roberto Cavalli.
  • Belén Rueda: de negro y de Gucci.
  • Silvia Abascal: la mejor vestida de la noche con un diseño precioso de Lorenzo Caprile.