El tema atrae. Primeramente quiero decir que a la empresa no se va ataviada como si fuera para una fiesta. Maquillaje excesivo y con ropajes apretados y exageradamente escotados. Es vital la presencia en el espacio laboral.

Las ropas que usamos a diario afirman la apariencia rutinaria y se vuelven en la parte fundamental de todo guardarropa. Ellas integran esa primera impresión. Constituyen la carta de presentación personal. Simplicidad y buen gusto, esa es la tendencia.

Enfatizo que no son los vestidos elegantes las determinantes en la conformación de una hábito no obstante es cierto que esas salidas importantes demandan de un vestido para la ocasión.

Casa de la Mujer Badajoz by Hola Europa

La marca inconfundible se hace palpable cotidianamente. Y a esta apariencia habitual hay que brindarle toda la atención. Y no hablo de un armario con muchas prendas. No es necesario. Hablamos de tener las ideas claras y crear una colección de indumentarias que avalen una presencia intachable y posibilten la novedad y el cambio.

¿Cómo quieres lucir?

Observa el ambiente donde realizas tus funciones laborales y ten en cuenta esos elementos. La adecuada presencia se forja. La distinción se refina.

Durante mucho tiempo el vestuario profesional se asentaba en el vestuario de estilo camisero y los siempre eficaces juegos sastre. Un ambiente menos conservador ha permitido que los límites se ensanchen. Actualmente las opciones son diversas y conviven modas y gustos quedando una línea muy fina entre lo apropiado y lo vulgar. No la atravieses solo por estar a la moda.

Un vestuario mínimo se compone de:

Algunas faldas de estitulo tradicional

Varios pantalones, entre estos los útiles vaqueros para quiénes gustan del la moda deportiva.

Varios vestidos base: sobrios, para complementarlos con varios componentes. Sobre todo para recubrir tirantes y el busto. Muchas mujeres salen vestidas para toda ocasión y una simple casaca en la agencia soluciona el tiempo laboral, y posteriormente desaparece del vestuario y se está lista para ir a ver un estreno, a un encuentro informal y a muchas otras actividades.

Recursos de siempre:

Las piezas de estilo camisero y las de porte sastre.

Los juegos de dos o 3 piezas tanto con saya como con pantalón.

Las vestimentas un tanto conservadoras que posibilitan el cambio y la diversidad con escasos elementos.

Las chalecos para tapar tirantes y descotes.

Todo lo que enfatice mejor la figura.

En la apariencia que proyectamos todo cuenta: accesorios, vestidos, peinado, los cosméticos, gestos, formas de andar, sentarse, moverse. La imagen esta formada de todos estos componente, los cuales diferencian a cada quién.