Browse By

¿Oro blanco o plata con baño de rodio?

Si tienes intención de comprar una joya y el oro amarillo te ha dejado de gustar o prefieres el oro blanco, quizás cambiarás de opinión cuando leas este artículo, quizás exista una alternativa mucho más económica. El oro blanco es un producto que por moda y gran demanda ha elevado su precio en estos últimos años.

Si tienes intención de casarte, uno de los gastos más importantes son las alianzas. Si eres una persona joven, probablemente optarás por el oro blanco, porque en general, suelen tener un diseño más actual y no ofrece a la vista esa sensación de algo anticuado y desfasado.

Con todo el respeto a aquellos que siguen siendo fieles al oro amarillo de toda la vida, creo que los avances en la joyería les siguen ofreciendo cosas estupendas y preciosas, pero quizás deberían abrir un poco su mente a otras opciones, otros diseños y colores. Por supuesto, no es ninguna obligación, cada uno tiene derecho a elegir las joyas que más le gusten, pero es una opción.

alianzas

alianzas

El oro blanco frente a la plata bañada con rodio

La primera ventaja de comprar plata con baño de rodio es que el precio es muy inferior al del oro blanco. Para que os hagáis una idea, podéis encontrar alianzas desde poco más de 10 euros. En el caso de que se quiera algo más sofisticado y especial, no suelen sobrepasar de los 100 euros tirando por lo alto. Las alianzas de oro blanco sencillas y básicas pueden costar más de 300 euros.

Otra de las ventajas de la plata es que aunque en algún momento se raye o se le vaya quitando el baño de rodio, no se nota casi nada. En el caso del oro blanco, si es algo que usamos continuamente o como en el caso de las alianzas, no nos las quitamos para nada, llegará un momento en el que el oro amarillo que lleva debajo empezará a asomar en los bordes de la sortija sobre todo.

Mantenimiento y cuidado

Si a pesar de todo preferís optar por la opción del oro blanco, es recomendable que una vez al año la llevéis a la joyería para que os la pulan y vuelvan a rodiar la sortija. Si después de pensarlo mucho, eliges la opción de la plata, solamente tendrás que limpiarla de vez en cuando con un poco de bicarbonato. Pon la sortija en un recipiente con agua hirviendo y bicarbonato y déjala dentro sin frotarla unos minutos.