Browse By

Las zapatillas corren por las pasarelas

A veces los desfiles de alta costura son para salir corriendo, en eso estaremos todos de acuerdo, pero pocas se veces se había puesto tan claramente de relieve como en esta Semana de la Moda de Alta Costura en París. No, no me refiero a los diseños, que en general me encantan. Estaba pensando más bien en las muchas zapatillas deportivas que se han visto en los pies de las modelos.

Ya tenemos aquí lo que ha de convertirse en tendencia prêt-à-porter para el próximo… o espera, lo de las zapatillas ¿no es ya una cosa de streetwear donde las haya? Ah, será entonces la calle entrando en la alta costura otra vez, posmodernidad va, posmodernidad viene. En fin, el caso es que pudimos verlas bajo diferentes metamorfosis en varias colecciones de postín.

sneakers

Así ocurrió por ejemplo en el pase de Dior por cuenta de Raf Simons, donde las vimos cubiertas de lentejuelas y florecitas. También Karl Lagerlfeld, para (quién nos lo iba a decir) la prestigiosa Chanel, vistió a sus modelos con zapatillas con tweed en color gris o rosa, con estampados o pedrería, siempre en tonalidades muy suaves; y no contento con ello, les puso riñoneras plateadas.

El extraño circuito entre la calle y la alta costura, de manifiesto

También los hombres se ponen deportivas. Y bastante coloridas. Al menos, eso nos dijeron Lanvin o Paul Smith en sendos desfiles donde pudimos verlas en verde, rosa o azul. Las zapatillas representaron perfectamente el espíritu general de colecciones desenfadadas pero en absoluto estridentes que reivindicaban cierta libertad rebelde en la ropa masculina. Sin pasarse tampoco, claro.

Pero no que queda ahí la cosa. Según Vogue, las sneakers Stan Smith de Adidas que hicieron furor en los ochenta han vuelto. Bueno, tal vez nunca se hayan ido. Se vendieron 30 millones de pares, así que algún poso tiene que en nuestro almacén iconográfico mental de sus líneas simples y funcionales. Se habla de su clasicismo como la base de su éxito, y no se equivocan.

Pero es que lo mismo ocurre con otras zapatillas prácticamente míticas que también vuelven, como las Freestyle de Reebok o las 410 de New Balance. ¿Será que los diseñadores tiran de nostalgia infanto-juvenil? O será que eso de las effortless chic y el estilo tomboy se nota en las zapatillas más que en otra cosa. El caso es que cada vez tiene menos ciencia adivinar las tendencias; basta con abrir el cajón adecuado…