Browse By

La boda de más de dos mil millones de invitados.

Como si de un cuento se tratara, una vez más, una chica plebeya llego a la realeza, y hoy, fuimos participes de este enlace donde todo parecía ir destinado a la perfección, como lo suelen ser los propios ingleses.

Kate Middleton y el principe Williams, ya son marido y mujer, que es lo mismo que decir en su idioma, duques de Cambridge. Mucho se especulaba previamente de cómo sería el vestido de novia, el beso, los invitados y un sin fin de momentos, teniendo en cuenta la juventud de esta pareja, que ha llegado a la realeza para modernizar y mostrarnos que las épocas cambian y hay que adaptarse.

Dos mil millones de personas, asistimos hoy a través de la televisión, en persona, o por Internet a la Abadía de Westminster donde con la puntualidad que caracteriza a los británicos, a las 11.20 llegaba el príncipe William a la Abadía, vestido con el uniforme de militar característico. A su lado, su confidente, amigo y hermano, el príncipe Harry, quien tuvo un papel muy especial en la boda ya que fue el padrino de la misma.

Una vez dentro, William se dedicó a saludar a los invitados allí presentes, que habían arribado con anterioridad a la Abadía de Westminster.

Solo diez minutos antes de la llegada de la novia, vimos el arribo de la reina Isabel II, vestida con un traje de falda y chaqueta amarrillos y con una pamela a juego, diseño de Angela Kelly. Como toda reina, fue recibida con honores.

Solo unos minutos después llegó el gran momento, y por fin pudimos ver a Kate Middleton luciendo un traje de novia del diseñador Alexander McQueen. Bellísima, con su pelo suelto, y con un vestido de color marfil, de manga larga inspirado en el ya clásico y tradicional vestido que usara la gran Grace Kelly.

Vestido de novia- Bucefalo.com.mx

Kate, acompañada de su padre y de su hermana Pippa, quien fue la encargada controlar el vestido de su hermana ingresaba en la Abadía, a paso lento. Parecía como si estuviera flotando… finalmente el cuento de hadas se hacía realidad. Fue una ceremonia perfecta, sin saltarse ninguna de las condiciones protocolares.

Fue el obispo de Londres, el reverendo Richard Chartres, quien ofició el funeral de Diana, el que dio la bendición final a los novios: “Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. La boda de Kate Middleton y William por fin tuvo lugar culminando en un “Sí quiero” sincero.

Poco después del mediodía, y en una ceremonia que no duró más de 40 minutos, la pareja regresa al palacio de Buckingham a bordo de un carruaje State Landau de 1902. Este carruaje fue fabricado específicamente para la boda del rey Eduardo VII en 1902 y es el que tradicionalmente utiliza la reina para recibir a las visitas oficiales de mandatarios extranjeros.

Carruaje boda Real- 20minutos.es

Los invitados también fueron trasladados en distintos autobuses al palacio de Buckingham, donde más tarde se oficiaría la recepción en festejo del reciente enlace. Entre los asistentes estuvieron alrededor de 50 jefes de Estado, monarcas, representantes diplomáticos y miembros del mundo del espectáculo como el actor británico Rowan Atkinson, mejor conocido como Mister Bean, el cantante Elton John y el campeón olímpico de natación australiano Ian Thorpe. Las casas reales europeas de Bélgica, Bullgaria, Dinamarca, Grecia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Rumanía y Yugoslavia han tenido representación en el enlace. Así como también de otras casas reales de países árabes. Los Jefes de Estado no recibieron invitación porque se trata del matrimonio del heredero del heredero. Sarah Ferguson tampoco recibió invitación. La ex mujer de Andrés de Inglaterra no mantiene una cordial relación con la reina Isabel por unos escándalos descubiertos recientemente.

Por España pudimos ver a la Reina Sofía, llevando un conjunto color azul platinado, a juego con una pamela muy discreta, acompañada por el príncipe Felipe, quien decidió lucir el uniforme de gala de la armada y su esposa Doña Leticia Ortiz, quien se decidió nuevamente por el diseñador Varela, en un vestido de color rosa bordado con una pamela a juego- un tanto grande para muchos expertos- y guantes para la ocasión. Sin duda, los más elegantes y que más llamaron la atención fue la pareja de David Beckham y su esposa Victoria, quienes vestidos formalmente se llevaron las miradas de todas. David decidió utilizar la medalla de honor que le fue otorgada de parte de la Reina Isabel II hace unos años atrás, mientras que Victoria, embarazada de su tercer hijo, se decidió por un diseño propio de color negro y holgado y una pamela a mismo tono. Sin duda los más elegantes de la noche.

Los Principes de Asturias- 20minutos.es

La cobertura del evento se ha desplegado hasta el extremo. El gobierno británico estimaba un seguimiento del 25% de la población mundial. Un cálculo que supera con creces la ocasión del enlace entre Carlos de Inglaterra y Diana en 1981, pero no el funeral de la princesa seguido por 2.500 millones de personas. 8.000 periodistas de todo el mundo cubriendo el evento para no perder detalle y hasta 119 millones de páginas en Internet con referencias a la fecha señalada. Se ha retransmitido en tiempo real a través de Twitter, con la etiqueta #royalwedding y los perfiles de @royalweddingcnn Más de 5.000 agentes de Scotland Yard y escuadrones de fuerzas especiales del Ejército británico, francotiradores, equipos de artificieros y perros vigilaron la seguridad de este enlace.

A las 14.25 en punto, frente a miles de personas abarrotadas en las afueras del palacio de Buckuhiam, pudimos ver finalmente la postal que todos buscábamos en el balcón, que hace 30 años atrás, sus padres, Diana Spencer de Gales y Carlos de Gales, se mostraban como marido y mujer al mundo entero. La familia real al completo junto con la familia de la novia, saludaron desde ese mismo balcón al público presente. Todos estuvimos expectantes del momento del beso, y con un tímido y sentido roce, William se acercó a Kate, para besarla por unos segundos. Posteriormente y antes de que abandonen el balcón para pasar a la gala de recepción, nos ofrecieron nuevamente un beso más romántico que el anterior, pero escaso en cuanto a su tiempo.

Beso real- Reuters

Finalmente, la Fuerza británica surcan los aires como regalo a los nuevos novios y Duques de Cambridge. La boda continuó, y seguramente, continuarán los festejos, pero esta vez de puertas adentro. Hoy fue un día histórico, que seguro que lo recordaremos por muchos años.

Les deseamos muchas felicidades a los novios.

Largo y duradero amor.

Erika.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>