Browse By

Invierno 2013/2014

Buena fecha para hacer una revisión y una prospectiva del panorama general de la moda en esta temporada invernal. Supongo que, como ocurre todos los años, o al menos a mí me lo parece, aparecen cosas bastante dispares, no sé si este año más. Otra constante es el eterno retorno, como en la filosofía; este año, el ejemplo es la vuelta de los pantalones de pata ancha.

Hablando de invierno, lo primero que toca es hablar de abrigos, claro. La protagonista absoluta en este sentido es nuestra vieja amiga la parka, siempre muy versátil. En cuanto al color, el preferido en estas prendas será el azul navy. El chaleco oversize es la otra opción que veremos con más frecuencia, andrógino, sexy y desconcertante.

invierno-2013-2014

Miu Miu y Chloé abrieron la veda de los topos con colores llamativos y transparencias, que pueden gustar más o menos. En el otro extremo de los estampados están los cuadros. Vuelven los tartanes, y no sólo en falditas de tablas, sino en abrigos, chaquetas, camisas… Juno, Moschino, Alberta Ferretti presentan atrevidos diseños. Y hablando de cuadrados, el abrigo-caja es la apuesta destacada de Stella McCartney en Zara.

Una parka estampada roja y una falda-pareo de pata de gallo serían lo más

En cuanto a colores, destaca el rojo, sobre todo en todo tipo de vestidos, des los más atrevidos a los más formales o sofisticados. También veremos otros colores: mucho toffe, azul klein, blanco y rosa. Veremos también muchos brillos, particularmente entre los vestidos de noche (abalorios, lamé, bordados bling-bling, metalizados, en fin, de todo). Si no, que se lo pregunten a Badgley Mischka, Balmain o a Monique Lhuillier.

En cuanto a las faldas, este año triunfan (y a mí me encantan) las faldas-pareo, en multitud de materiales, texturas, estampados y colores. En mayor o menor longitud, con más o menos volantes (algunos muy marcados), resulta una prenda muy elegante pero con un aire bastante desenfadado. Un gran acierto muy fácil de combinar en cualquier momento. La alternativa es la ajustada falda-lápiz…

Y por supuesto, siempre habrá clásicos como la pata de gallo (este año usado con imaginación por DKNY por ejemplo), el gris, el cuero, el cuello de camisa, los jerséis y chaquetas de punto, estampados animales, las botas altas (ahora más altas que nunca) y otro montón de elementos que nunca pasan de moda. Menos mal, algo que podemos aprovechar de otros años y que nos servirá en los venideros…