Browse By

Cómo elegir las lentillas más indicadas para cada persona

lentillas

Las lentillas o lentes de contacto sirven para corregir algunos defectos de la vista y, a la vez, son un elemento de gran utilidad para mejorar la imagen de quien las usa. Actualmente, existen en el mercado diferentes tipos de lentillas, los cuales pueden ser adquiridos a diversos precios.

Por un lado, se encuentran las lentillas blandas desechables, las cuales pueden ser diarias, semanales o quincenales, mensuales y cosméticas.

En el caso de las lentes de contacto desechables diarias solo pueden llevarse puestas unas 12 horas y, algo importante, está contraindicado dormir con ellas. Si bien no requieren mantenimiento y son cómodas, representan una alternativa cara.

Mientras que las lentillas desechables semanales o quincenales, como su nombre lo indica, se pueden utilizar una semana de continuado y descansar un día o sino emplearlas quince días. Esta clase de lentes de contacto resultan perfectas para aquellas personas que suelen viajar a menudo.

Por su parte, las lentes de contacto desechables mensuales pueden ser usadas de forma permanente, posibilitándole al usuario llevarlas puestas un mes entero las 24 horas del día, o también se les puede dar un uso diario, pero no más de diez horas al día.

Ahora, bien, aquellos que cuidan mucho su imagen personal pueden optar por las lentillas desechables cosméticas, que no son otra cosa más que las conocidas lentes coloreadas, que además pueden ser graduadas, y pueden usarse unas diez horas al día como máximo.

En tanto que para los que desean unas lentillas de mayor duración, existen las lentes de contacto blandas convencionales, las cuales pueden durar hasta dos años siempre y cuando sean empleadas no más de diez horas por día. Esta es una opción algo más económica que las anteriores, no sólo por su duración sino también porque corrigen toda clase de defectos, inclusive las graduaciones altas.

Otro modelo de lentillas de larga duración son las semirígidas, cuya mayor ventaja reside en que ofrece mejor calidad visual, permitiendo que el ojo se oxigene. Si bien, para su mejor conservación, es necesario pulirlas cada aproximadamente dos años, es bueno saber que pueden durar varios años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *